El retorno del Mimo

Posted by

Humberto Ibarra es un mimo que estuvo retirado durante una década; tal vez perfeccionando la técnica, tal vez preparándose para dar un golpe fuerte, esperando el momento para resurgir. Regresa con Mimo trova, una fusión de música en directo, un juego con las emociones y expresiones corporales. Las funciones serán los días 3, 4, 10, 11, 17 y 18 de julio a las 20:30 horas en el Foro A Poco No, ubicado en República de Cuba 49, Centro Histórico; justo atrás del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

         “Nos hace mucha ilusión el retorno de Humberto”, comentó su hija, que junto con la Compañía Teatral Imaginerías harán el relanzamiento de este mimo que promete cautivar y despertar muchas emociones. Imaginerías es una compañía teatral que gira en torno a una familia y amigos, es una camaradería.

         Contará con la participación de tres trovadores: Aldo Obregón, Francisco Natera y Julio Givendra. La puesta en escena también contará con mimos invitados, uno por cada función; un mimo callejero y un músico que irán rotando por cada presentación. Cada trovador participará con sus propias canciones, se interpretará “Oh melancolía”, un experimento que se ha dado en los encuentros en la sala de ensayos.

         Ibarra es un mimo que comenzó su carrera en 1982 con la compañía Ilusiones del silencio; ahí comenzó la travesía del “reparador de sueños” con presentaciones en varios foros, festivales y ferias de libros. El año pasado, estando en Madrid en una residencia artística, se planteó el retorno después de una década de descansar por necesidades vitales. Cuenta que fue por nostalgia el motivo del regreso, quiere devolverle algo a la ciudad, destacar la labor del mimo, que ha sido un arte que va cayendo en el olvido. El regreso va acompañado de un libro que se presentará en la Feria del Libro del Zócalo. El libro es una especie de memoria sobre los mimos que han pisado las calles de esta ciudad, un pequeño homenaje a esta labor, un agradecimiento a los mimos de la calle que se resisten por no dejar morir esta expresión. “Queremos decirle a la gente que existimos. En todos lados hay circo, cabaret, pero no hay mimo, siendo éste un arte muy antiguo”, comentó Humberto.

         El mimo es la esencia de todo, es un trabajo escénico que se acompaña de diversas disciplinas; es el control total del cuerpo, es una liberación de energía. Es una labor que toca las emociones de la gente. Con este proyecto será como despertar de un sueño, un resurgimiento de ideas, en palabras de Humberto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *