ZAMA. De la espera a la desesperación

Posted by

Rober Díaz, 2017

@betistofeles

“La espera es el verdadero infierno”

Adolfo Bioy Casares

Se acaba de estrenar la película Zama (2017), de la realizadora argentina Lucrecia Martel. Basada en la novela homónima del escritor Antonio Di Benedetto, escrita en 1956; ha recibido un cuantioso número de elogios por la crítica especializada, ha ganado certámenes internacionales (Festival Latin Beat de Tokio y el Festival de Venecia) y también ha sido nominada a los premios Oscar como mejor película extranjera. Su principal acierto radica en llevar sin grandes excesos a la pantalla grande la desesperada y a la vez decadente espera del otrora Corregidor Diego de Zama (personificado por Daniel Giménez Cacho), quien se encuentra aguardando el edicto que le permitirá regresar a su casa con su esposa e hijos.

         El melodrama se desenvuelve en el siglo XVII en un lugar limítrofe de América del Sur; la realizadora nos muestra la peligrosa lucha que vive su protagonista Diego de Zama, fuera de los planos que la literatura comúnmente deja como secuelas en las películas que han sido trasladadas desde las letras al cine: abusos de la voz en off para darle una suerte falsa de profundidad que muchas veces, malamente, termina siendo sólo un concepto vacío que pretende apegar la adaptación cinematográfica al libro en el que se invierte tiempo y se pierde acción en las escenas.

         En Zama, parece que nada sobra, que todo se encuentra perfectamente alineado y calculado, entre la exacta interpretación de Giménez Cacho, el sonido, la luz, la ambientación y hasta las escenas surrealistas que a propósito son usadas para afirmar en cada una de sus cuadros, un objetivo bien obtenido por la directora: la errabunda mente de un hombre que de la espera pasa a la desesperación y luego alcanza en un estado convulso de su alma, el salvajismo, la locura, el abandono y la sordidez.

         Y como yo, seguro se han de preguntar, ¿de qué trata esta película?, pues bien, trata de lo que todos los hombres hacen: esperar; y a lo que todos los hombres se someten, luego de la espera y no recibir nada: seguir viviendo o finalmente morir.

 

   Rober Díaz (Colombia 1982) Escritor hiperrealista, filolúmeno, sicalíptico y filibustero. Vive en un viaje de efedrina entre el DF y Oaxaca; es adicto a la carne de puerco.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *